SOCIEDADES LABORALES

Qué es una Sociedad Laboral

Concepto de Sociedad Laboral
Se entiende por Sociedad Laboral, toda aquella sociedad mercantil y de capital, que habiendo adoptado la forma jurídica, bien de Anónima, bien de Limitada, tiene la mayoría del capital social (al menos el 50,1%) en manos de socios trabajadores que prestan en ella sus servicios retribuidos de forma directa y personal, siendo su relación por tiempo indefinido.

Normativa aplicable
La normativa específica que regula las Sociedades Laborales la encontramos en la Ley 44/2.015, de 14 de octubre de 2.015, de Sociedades Laborales y Participadas y en lo no previsto en el citado texto normativo, se aplicará lo establecido en las leyes reguladoras del tipo de sociedad que adopten sus socios o partícipes, en la actualidad principalmente por la ley de sociedades de capital, que incluye en su regulación tanto a las sociedades limitadas como a las sociedades anónimas, los principios de la Ley 5/2011 de Economía Social y que ahora recoge la nueva ley de sociedades laborales para favorecer el empleo estable y de calidad, la integración de los trabajadores como socios, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la responsabilidad social, el comportamiento ético y la transparencia, así como lo dispuesto en el Real Decreto 2114/1.989, de 2 de octubre, sobre Registro Administrativo de Sociedades Laborales. (B.O.E: 14-10-1.998).

Características de las Sociedades Laborales


  • Es una sociedad de naturaleza mercantil cualquiera que sea su objeto social y el capital, limitándose exclusivamente su responsabilidad a las aportaciones realizadas por sus socios.
  • La mayoría del capital social es propiedad de trabajadores que prestan en ellas servicios retribuidos en forma personal y directa, y cuya relación laboral lo es por tiempo indefinido. La retribución puede consistir en: dinero, retribución en especie o mixta.
  • Los socios se vinculan a la sociedad mediante una relación laboral por tiempo indefinido. Los servicios pueden prestarse tanto a tiempo completo como a tiempo parcial.
  • El número mínimo de socios fundadores en una Sociedad Laboral será al menos de tres, de los que obligatoriamente al menos dos de ellos han de ser trabajadores. Como excepción a esta regla, se pueden constituir sociedades laborales con dos socios, durante los primeros 36 meses de actividad, siempre y cuando, ambos sean trabajadores y tengan distribuida de forma equitativa su participación en la sociedad, pudiendo por lo tanto estar integradas por:

    Socios trabajadores: son trabajadores que prestan sus servicios retribuidos de forma directa y personal, con una relación laboral por tiempo indefinido. Al mismo tiempo, tienen la propiedad de acciones o participaciones sociales de clase laboral, que en su conjunto supondrán al menos el 50,1% del capital social.
    Socios no trabajadores: tienen en propiedad acciones o participaciones sociales de la clase general, pero no mantienen ninguna relación laboral con la sociedad. Podrán serlo tanto las personas físicas como las jurídicas, públicas o privadas, entidades no lucrativas o de la economía social.
    Personal asalariado: la sociedad laboral puede tener personal asalariado contratado de forma temporal o por tiempo indefinido. Sin embargo, el número de horas trabajadas al año por el personal asalariado con contrato fijo que no tengan la condición de socios de la empresa, no puede superar el 49% del total de horas-año trabajadas en la sociedad laboral por el conjunto de los socios trabajadores, no computándose para el cálculo de este limite el tiempo del trabajo realizado por los trabajadores con discapacidad igual o superior al 30 por 100.


  • Ningún socio puede poseer acciones o participaciones sociales que representen más de 1/3 del capital social. Puede, sin embargo, superarse este límite sin alcanzar el 50%, en el caso de sociedades laborales constituidas inicialmente con solo 2 socios trabajadores con distribución entre ellos del capital social y los votos al 50 por 100, situación que solo puede durar 36 meses, o cuando uno de los socios sea una entidad o sociedad pública o mayoritariamente pública o entidades no lucrativas o de la economía social (cooperativas, fundaciones, asociaciones etc.).
  • Las acciones o participaciones sociales de las sociedades laborales se dividirán en dos clases, las que sean propiedad de los trabajadores cuya relación laboral sea por tiempo indefinido, se denominaran “clase laboral” y las restantes “clase general”.

    • En las S.A.L. (Sociedad Anónima Laboral), el capital social será como mínimo de 60.000,00 euros, debiendo en el momento de la constitución, estar totalmente suscrito y desembolsado al menos el 25% de cada acción.
    • En las S.L.L. (Sociedad Limitada Laboral), el capital social será como mínimo de 3.000,00 euros, debiendo estar totalmente suscrito y desembolsado.


  • La obligatoriedad de constituir una reserva especial que se dotará con el 10 por 100 del beneficio de cada ejercicio hasta alcanzar el doble del capital social y que solamente podrá destinarse a la compensación de pérdidas en el caso de que no existan otras reservas disponibles suficientes para este fin, además de la adquisición de sus propias acciones o participaciones. La falta de dotación, la dotación insuficiente o la aplicación indebida de la reserva es causa legal de pérdida de la calificación.

Pago Único Desempleo

Abono de la prestación de desempleo en su modalidad de pago único por el valor actual de su importe como medida de fomento de empleo.

Público objetivo.
Quienes sean titulares del derecho a la prestación de desempleo del nivel contributivo, por haber cesado con carácter definitivo su actividad laboral, podrán percibir de una sola vez, el valor actual del importe de la que pidiera corresponderles en función de las cotizaciones efectuadas, cuando acrediten ante el SERVICIO PUBLICO DE EMPLEO que va a realizar una actividad como socio trabajador de una empresa de economía social o su condición de minusválido.

Requisitos:
· Tener derecho a percibir la prestación de desempleo.
· No haber percibido el pago único de desempleo en los últimos cuatro años,
· Que le resten por percibir al menos 3 mensualidades de prestación de desempleo.
· Acreditar la condición de minusválido o la incorporación o creación de una empresa de economía social.

Cuantía:
Se calculará descontando de la prestación mensual que le corresponda el interés básico del Banco de España.

Plazo de resolución:
Aproximadamente entre 1 o 2 meses.

Organismo:
Instituto Nacional de Empleo.

Normativa:
· Real Decreto 1044/85 de 19 de junio por el que se regula el abono de la prestación por desempleo en su modalidad de pago único por el valor actual de su importe, como medida de fomento de empleo.
· Ley 22/92, de 30 de julio, de medidas urgentes sobre fomento de empleo y protección por desempleo.
· Ley 50/1998, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y de orden social.
· Cualquier disposición, ley o decreto de las Comunidades Autónomas.


Pago único de la prestación por desempleo como medida de fomento de empleo.

¿Qué es?
La percepción en un solo pago del importe total del valor de la prestación por desempleo, con el fin de destinar su cuantía a la realización de una actividad profesional como socio de una Cooperativa de Trabajo Asociado o de una Sociedad Laboral, o como trabajador autónomo, en el supuesto de ser persona minusválida en un grado igual o superior al 33%.

Beneficiarios:
Los perceptores de prestación contributiva por desempleo

Requisitos:
· Ser beneficiario de una prestación contributiva por desempleo y tener pendiente de recibir, al menos, tres mensualidades.
· No haber hecho uso de este derecho en los cuatro años inmediatamente anteriores.
· Acreditar la incorporación como socio trabajador a una Cooperativa de Trabajo Asociado o Sociedad Laboral.
· Acreditar un grado de minusvalía igual o superior al 33% cuando vaya a realizar una actividad como trabajador autónomo.
· Destinar la cantidad que se perciba por la capitalización a la actividad profesional.
· No iniciar la actividad con anterioridad a la solicitud de la capitalización de prestaciones.

Solicitud:
Se efectuará en la Oficina de Empleo o Dirección Provincial de la Entidad Gestora correspondiente.
Se podrá efectuar en el momento de tramitar la prestación por desempleo que se pretende capitalizar o en cualquier momento posterior, siempre que tenga pendiente de percibir, al menos, tres mensualidades.
Los trabajadores que perciban su prestación en esta modalidad de pago único, no podrán volver a percibir prestación por desempleo hasta que no transcurra un tiempo igual al que capitalizó las prestaciones, ni solicitar una nueva capitalización mientras no transcurra, al menos, cuatro años.

Importe de la capitalización:
La cuantía a abonar será el importe total de la prestación que le restará por percibir, descontando el interés legal del dinero para ese año.
Igualmente la capitalización de la prestación lleva consigo el abono trimestral por la Entidad Gestora del importe del 50% de la cuota a la Seguridad Social correspondiente al régimen especial de trabajadores autónomos, calculado sobre la base mínima de cotización o el 100% de la aportación del trabajador por cuenta ajena al régimen correspondiente de la Seguridad Social y durante el tiempo que se hubiera percibido la prestación por desempleo de no haberlo hecho en su modalidad de pago único.

Obligaciones de los trabajadores:
· Una vez percibida la capitalización, iniciar, en el plazo máximo de un mes, la actividad laboral.
· Presentar ante la Entidad Gestora la documentación acreditativa del inicio de la actividad.
· Destinar la cantidad percibida para la realización de la actividad. En caso contrario, supondrá el cobro indebido de la misma y procederá a su reintegro.

Documentación a presentar:
· Solicitud
· Certificado de haber solicitado su ingreso en una Cooperativa de Trabajo o Sociedad Anónima Laboral.
· Proyecto de estatutos si se trata de sociedades de nueva creación.
· El pago efectivo estará condicionado a la presentación del acuerdo de admisión como socio, o a la efectiva inscripción de la sociedad en el correspondiente registro.
· Certificación expedida por el IMSERSO u órgano competente de las Comunidades Autónomas que acredite su condición de minusválido.
· Memoria explicativa sobre el proyecto de inversión a realizar y actividad a desarrollar, así como cuanta documentación acredite la viabilidad del proyecto, en el caso de constituirse como trabajador autónomo minusválido.


Régimen Fiscal

Las Sociedades Laborales que reúnan los requisitos de estar inscritas y calificadas en el registro oficial correspondiente y que destinen al fondo de reserva, en el ejercicio en el que se produzca el hecho imponible, el 25% de los beneficios líquidos de dicho ejercicio, podrán gozar en el:

A. Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados de los siguientes beneficios:

  • Bonificación del 99% de las cuotas que se devenguen por la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas, por la adquisición, por cualquier medio admitido en Derecho, de bienes y derechos provenientes de la empresa de la que proceda la mayoría de las socios trabajadores de la Sociedad Laboral.

B. Impuesto sobre Sociedades:

  • Libertad de amortización los elementos el inmovilizado material e inmaterial afectos a la realización del objeto social, siempre que esos elementos se hayan adquirido durante los 5 primeros años contados desde la fecha de calificación como Sociedad Laboral. La libertad de amortización es total sin que esté sujeta a ninguna restricción. Respecto a los activos, tanto nuevos como usados, solo se precisa que estén afectos a la actividad.

 


Seguridad Social

Encuadramiento de los socios trabajadores en el Sistema de la Seguridad Social

En relación con la Seguridad Social, los socios trabajadores pueden encuadrarse en los siguientes Regímenes de la Seguridad Social:

En sociedades laborales de hasta 25 socios trabajadores:

  • Régimen General con plena protección (Desempleo y Fogasa): socios trabajadores, que trabajen efectivamente en la sociedad, cualquiera que sea su participación en el capital social (con los límites establecidos en la Ley), y aunque formen parte del órgano de administración, siempre que no se les retribuya por el desempeño de su cargo, todo ello sin perjuicio de las retribuciones que les correspondan percibir como trabajadores de la empresa.

En sociedades laborales de más 25 socios trabajadores:

  • Régimen General Asimilado (sin Desempleo ni Fogasa): socios trabajadores, que sean administradores sociales, y realicen funciones de dirección y gerencia de la sociedad, siempre que se les retribuya por el desempeño de su cargo, o por su vinculación simultanea a la sociedad laboral mediante una relación laboral de carácter especial de alta dirección.

En sociedades laborales de 2 o más socios trabajadores:

  • Régimen especial de trabajadores por cuenta propia o autónomos: socios trabajadores, cuando su participación en el capital social, junto con la de su cónyuge y parientes por consanguinidad, afinidad o adopción hasta el 2º grado, con los que convivan, alcance, al menos el 50%, salvo que se acredite que el control efectivo de la sociedad requiere el concurso de personas ajenas a las relaciones familiares.

Incentivos a la incorporación de socios trabajadores a sociedades.
 

  • Régimen General: Bonificaciones en las cuotas empresariales de la Seguridad Social durante tres años, cuya cuantía será de 137,5 euros/mes (1.650 euros/año) durante el primer año, y de 66,67 euros/mes (800 euros/año) durante los dos años restantes, aplicable a las sociedades laborales que incorporen trabajadores desempleados como socios trabajadores, y que sean menores de 30 años, o menores de 35 años que tengan reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento. Si la incorporación se realiza con mayores de 30 años, la bonificación será de 66,67 euros/mes (800 euros/año) durante los tres años.
  • RETA: Aplicación de la conocida tarifa plana de 50 euros de los trabajadores por cuenta propia, a los socios trabajadores de las sociedades laborales encuadrados en el régimen especial de los trabajadores por cuenta propia (RETA) durante los primeros seis meses y con posibilidad de aplicar bonificaciones hasta en 24 meses más dependiendo de la edad de los emprendedores, siempre que no hubiesen estado dado de alta como autónomo en los 5 años inmediatamente anteriores.

Textos Legislativos

Ley 44/2015, de 14 de octubre, de Sociedades Laborales y Participadas.

Las sociedades laborales, nacidas en los años setenta como método de autoempleo colectivo por parte de los trabajadores, logran el reconocimiento constitucional en el artículo 129.2 de la Constitución Española de 1978, que ordena a los poderes públicos la promoción de las diversas formas de participación en la empresa y el establecimiento de las medidas que faciliten el acceso de los trabajadores a la propiedad de los medios de producción.

La Ley 4/1997, de 24 de marzo, de sociedades laborales, introdujo un importante avance en su regulación y permitió un gran desarrollo de esta fórmula societaria, como se puede constatar a la vista de la creación de numerosas empresas y puestos de trabajo que se han generado al amparo de dicha norma. No obstante, dado el tiempo transcurrido desde su promulgación comienza a evidenciarse la necesidad de actualizar su marco normativo con el objetivo de dar un nuevo impulso a las sociedades laborales por su condición de empresas participadas por los socios trabajadores y abiertas a la integración como socios de los demás trabajadores de la empresa.

Texto completo


Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social.

El marco histórico de nacimiento del concepto moderno de Economía Social se estructura a través de las primeras experiencias cooperativas, asociativas y mutualistas que surgen desde finales del siglo XVIII y se desarrollan a lo largo del siglo XIX en distintos países de Europa (Inglaterra, Italia, Francia o España). A partir de este concepto tradicional de origen decimonónico que engloba a las cooperativas, mutualidades, fundaciones y asociaciones.

Texto completo


Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital.

El presente real decreto legislativo cumple con la previsión recogida en la disposición final séptima de la Ley 3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles, que habilita al Gobierno para que, en el plazo de doce meses, proceda a refundir en un único texto, bajo el título de «Ley de Sociedades de Capital», las normas legales que esa disposición enumera. De este modo se supera la tradicional regulación separada de las formas o tipos sociales designadas con esa genérica expresión, que ahora, al ascender a título de la ley, alcanza rango definidor.

Texto completo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Share This